viernes, 5 de septiembre de 2008

Meditaciones y pensamientos para Jovenes I

1- Sonreír
2- Mujer... (Madre Teresa de Calcuta)
3- Para los desencantados
4- Con el dinero
5- Arriesgarse
6- Con el tiempo
7- Aprendí
8- Árbol en invierno (esperanza)
9- Cuando callas...
10-Dichosos (Sto. Tomás Moro)

1- Sonreír

Basta una leve sonrisa en tus labios para levantar el corazón; mantener el buen humor; conservar la paz del alma; ayudar a la salud; embellecer la cara; despertar buenos pensamientos; inspirar generosas obras.
Sonríete hasta que notes que tu constante seriedad y severidad se hayan desvanecido.
Sonríete hasta entibiar tu propio corazón con ese rayo de sol.
Irradia tu sonrisa: Esa sonrisa tiene muchos trabajos que hacer, ponla al servicio de Dios.
Tú eres un apóstol ahora y la sonrisa es tu instrumento, la caña para pescar almas.
Santificando la gracia que habita en ti, te dará el encanto especial, que necesitas, para transmitir a los otros ese bien.

Sonríe a los tristes.
Sonríe a los tímidos.
Sonríe a los amigos.
Sonríe a los jóvenes.
Sonríe a los ancianos.
Sonríe en tu familia.
Sonríe en tus penas.
Sonríe en tus pruebas.
Sonríe por amor a Jesús.
Sonríe por amor a Maria.
Sonríe por amor a las almas, y todo en silencio!

Deja que todos se alegren con la simpatía y belleza de tu cara sonriente.
Cuenta si puedes, el número de las sonrisas que has distribuido entre los demás;
cada día, su número te indicará cuántas veces has promovido contento, alegría, satisfacción, ánimo ó confianza en el corazón de los demás.
Estas buenas disposiciones siempre son el principio de obras generosas y actos nobles. La influencia de tu sonrisa obra maravillas, que tú ignoras.
Tu sonrisa puede llevar esperanza y abrir horizontes a los agobiados,
y a los deprimidos, a los descorazonados, y a los oprimidos, a los tentados y a los desesperados. Tu sonrisa puede ser el camino para llevar las almas a la fe.
Tu sonrisa puede ser el primer paso que lleve al pecador a Dios. Pero, sobre todo, sonríe a Dios-Trinidad. Si, sonríe a las tres personas que moran en tu alma, mientras aceptas con amor todo lo que Ellas te mandan y merecerás también su radiante sonrisa, que será tu felicidad en ésta y en la otra Vida. Todo un programa a seguir, no tan fácil como parece, pero al que todos podemos aspirar porque la sonrisa aun siendo tan valiosa es gratis.

2- Mujer...

Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días
se convierten en años...
Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés viva, siéntete viva.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas...
Sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
Pero nunca te detengas!!!

Madre Teresa de Calcuta

3- Para los desencantados


"Los pobres creen que serán felices cuando sean ricos, los ricos creen que serán felices cuando no tengan úlceras ni estrés".

El anterior pensamiento árabe describe a la perfección el inconformismo de nosotros los seres humanos.

Pero también desnuda un vicio que nos hace bastante daño y es el de poner la felicidad fuera de nosotros mismos.

Podemos desperdiciar los mejores años de la vida buscando ser felices en lugar de elegir ser felices en la misma búsqueda.

Una excelente decisión es dejar de aplazar la dicha para el mañana y aprender a disfrutar la vida hoy.
¿Cómo?

Sufriendo poco con lo poco que nos falta y gozando mucho con lo mucho que tenemos.

Valorando las cosas pequeñas, queriendo a los que nos quieren, amando al distinto y al distante, dando y recibiendo.

¿Cómo más?

Con mucho des apego, con una conciencia en paz y enamorados de Dios y de la vida.

Cuando amar es el centro de nuestra vida, la felicidad siempre nos sonríe aunque no la busquemos.

4- Con el dinero

Con el dinero se puede comprar.........

La calma, pero no el sueño.
La comida, pero no el apetito.
El libro, pero no la inteligencia.
Una casa, pero no el hogar.
El lujo, pero no la belleza.
El remedio, pero no la salud.
La convivencia, pero no el amor.
La diversión, pero no la felicidad.
El crucifijo, pero no la FE.
Un lugar en el cementerio, pero no el cielo.

Preocúpate primero por las cosas de DIOS.
No siempre te va a dar lo que pidas, pero siempre te va a dar lo que
necesites.

5- Arriesgarse

Reír, es arriesgarse a parecer un tonto.
Llorar es arriesgarse a parecer un sentimental.
Hacer algo por alguien, es arriesgarse a involucrarse.
Expresar sentimientos, es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo.
Exponer tus ideas y tus sueños, es arriesgarse a perderlos.
Amar, es arriesgarse a no ser correspondido.
Vivir, es arriesgarse a morir.
Esperar, es arriesgarse a la desesperanza.
Lanzarte, es arriesgarse a fallar.

Pero los riesgos deber ser tomados, porque el peligro más grande en la vida
es no arriesgarse. La persona que no arriesga, no hace, ni tiene nada. Se
pueden evitar sufrimientos y preocupaciones, pero simplemente no se puede
aprender, sentir, cambiar, crecer, amar y vivir... si no se arriesga.

SÓLO UNA PERSONA QUE SE ARRIESGA ES LIBRE.

6- Con el tiempo

Con el tiempo te das cuenta que si estas al lado de una persona solo para acompañar tu soledad, irremediablemente acabaras deseando no volver a verla.

Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho mas que cualquier cantidad de dinero.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado solo de falsas amistades.

Con el tiempo aprenderás que disculpar cualquiera lo hace, y perdonar es solo de almas grandes.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado incierto para hacer planes.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que estan a tu lado, añorarás terriblemente a los que ya estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo....ante una tumba...ya no tiene ningun sentido...pero desafortunadamente....
SOLO CON EL TIEMPO.

7- Aprendí

(Extraído de: Encuentra.com)

A los 9, aprendí que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.
A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.
A los 12, aprendí que, si tenía problemas en la escuela, los tenía más grandes en casa.
A los 13, aprendí que, cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi madre me mandaba a ordenarlo.
A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano menor, porque mi padre tenía frustraciones mayores y la mano más pesada.
A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.
A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer.
A los 27 aprendí que el título obtenido no era la meta soñada.
A los 28, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera.
A los 30, aprendí que cuando mi mujer y yo teníamos una noche sin chicos, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.
A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.
A los 34, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.
A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa.
A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos galletas y elige la menor.
A los 42, aprendí que, si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.
A los 44, aprendí que puedes hacer a alguien disfrutar el día con sólo enviarle una pequeña postal.
A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales.
A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.
A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en él. También a los 63, aprendí que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás.
A los 64, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca suceden.
A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.
A los 71, aprendí que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.
A los 72, aprendí que, si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas.
A los 76, aprendí que envejecer es importante.
A los 91, aprendí que amé menos de lo que hubiera debido.
A los 96, aprendí que todavía tengo mucho para aprender.

8- Árbol en invierno (esperanza)

Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña,
así que buscó un árbol muerto y lo cortó.
Pero luego, en la primavera, vio desolado,
que al tronco marchito de ese árbol le brotaron renuevos.

Mi padre dijo:...Estaba yo seguro de que ese árbol estaba muerto.
Había perdido todas las hojas en el invierno.
Hacía tanto frío, que las ramas se quebraban
y caían como si no le quedara al viejo tronco ni una pizca de vida.

Pero ahora advierto que aún alentaba la vida en aquel tocón.
Y volviéndose hacia mi, me aconsejó:...
Nunca olvides esta importante lección.
Jamás cortes un árbol en invierno.
Jamás tomes una decisión negativa en tiempo adverso.
Nunca tomes las más importantes decisiones
cuando estés en tu peor estado de ánimo.

Espera. Se paciente. La tormenta pasará.
Recuerda que la primavera volverá.

Por Robert Schuller.

Una de las virtudes básicas es la esperanza.
Las circunstancias de la vida son tan cambiantes…
pero el amor de Dios es firme, y no cambia.
El ha decidido amarnos y nada lo moverá de ahí.

9- Cuando callas...

Cuando callas, también hablas de ti mismo.
Cuando callas un secreto, conozco tu fidelidad de amigo.
Cuando callas tu propio dolor, conozco tu fortaleza.
Cuando callas ante el dolor ajeno, conozco tu impotencia y tu respeto.
Cuando callas ante la injusticia, conozco tu miedo y tu complicidad.
Cuando callas ante lo imposible, conozco tu madurez y tu dominio.
Cuando callas ante la estupidez ajena, conozco tu sabiduría.
Cuando callas ante los fuertes y poderosos, conozco tu temor y cobardía.
Cuando callas ante lo que ignoras, conozco tu prudencia.

Cuando callas tus propios méritos, conozco tu humildad y grandeza.

El Silencio es el tiempo donde el sabio medita, la cárcel de la que huye el necio, y el refugio donde se esconden los cobardes.

10-Dichosos (Sto. Tomás Moro)


DICHOSOS los que saben reírse de sí mismos, porque no terminaran nunca de divertirse.
DICHOSOS los que saben distinguir una montaña de una piedra, porque se evitaran muchos inconvenientes.
DICHOSOS los que saben descansar y dormir sin buscarse excusas: llegaran a ser sabios.
DICHOSOS los que saben escuchar y callar: aprenderán cosas nuevas.
DICHOSOS los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio: serán apreciados por sus vecinos.
DICHOSOS los que están atentos a las exigencias de los demás, sin sentirse indispensables: serán fuente de alegría.
DICHOSOS ustedes cuando sepan mirar seriamente a las cosas pequeñas y tranquilamente a las cosas importantes: llegaran lejos en esta vida.
DICHOSOS ustedes cuando sepan apreciar una sonrisa y olvidar un desaire: vuestro camino estará lleno de sol.
DICHOSOS ustedes cuando sepan interpretar con benevolencia las actitudes de los demás, aún contra las apariencias: serán tomados por ingenuos, pero es el precio justo de la caridad.
DICHOSOS los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar: evitaran muchas tonterías.
DICHOSOS ustedes sobre todo cuando sepan reconocer al señor en todo los que se encuentran: habrán logrado la verdadera luz y sabiduría.

Santo Tomás Moro (1478-1535)

3 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Fue un placer tomarme el tiempo para leerlo hasta el final.
Precioso!!!!!

Cariños

Laura de Nava dijo...

Que página más hermosa Tere!!
La voy a utilizar para el trabajo pastoral con los niños en el cole.

Espero por tu permiso para colocarla entre nuestros blogs recomendados. Un abrazo fraernal.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Abue y Laura, me alegro que les sirva esta pagina. Un beso muy grande, Teresa